21 abril 2007

Turno doble

El otro día hice un turno doble en la empresa. Entré a las 6:30, parada de una hora para comer a las 15:00 y salida a las 20:00 horas. Unas doce horas de trabajo. Es la primera vez que lo hago en esta empresa y es una excepción pero me sirve de experiencia.

Quizá porque no estoy acostumbrado, quizá porque no es razonable, un turno de doce horas de trabajo, por más que le dejes una pausa de una hora para comer y dos pequeños descansos, me agota físicamente. Como además era un trabajo de estar de pie o andando y terminé con los pies molidos. El día después notaba los efectos del cansancio nada más levantarme y al día siguiente, al final de la jornada, volví a acordarme del turno doble. Me alegro de no tener que hacer esto todos los días.

El problema es que hay mucha gente que sí, que por que tiene un trabajo que requiere echar más horas que un reloj, o porque tiene más de un trabajo y echa más horas que el susodicho reloj, le dedica el día a trabajar. El día e incluso un rato de la noche en invierno. Todos los días de lunes a viernes, o más. Y es terrible. No puedo imaginar el agotamiento crónico, físico y/o mental, la total carencia de tiempo libre y la necesidad que hay detrás de este tipo de vida.

No hay nada como un mal día para acordarse de los que están mal todos los días.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi de eso me ha tocado varias veces y la mayoría de las veces encima no me pagaban esas horas extras, mas de un mes en ese plan y encima cobrar solo 8 vamos que acabé bastante mosqueado. Lo bueno que actualmente es mas bien lo contrario.

A parte de eso tengo varios amigos que trabajan así por turnos de 12 horas. 3 días de día, 3 descanso, 3 de noche, tres descanso, de nuevo tres de día, etc. Sin importar si es domingo o festivo( Ej. Navidad) ya que la empresa trabaja las 24 horas los 365 días del año. Por si fuera poco uno de esos amigos lo ha estado haciendo 6 días a la semana durante varios años, mas que nada por las pelas extra que se sacaba( Dinero que ha usado para pagarse la casa). Eso si ha estado con bastantes problemas de salud, tema de nervios, estres, úlceras, insomnio, etc.

Vamos que trabajar 12 horas se puede hacer de vez en cuando pero sin abusar por el bien de la salud.

Hasta pronto.

JM

Anónimo dijo...

pues anda que yo, que entro a las 8'30 de la mañana y llego a casa entre las 9'30 y las 10 de la noche. Sí q voy la mayor parte del tiempo sentado en el coche, pero a una media de 280 km. diarios, también llega uno cansado a casa. Y los sábados, a trabajar en la otra empresa.


Saga

Ignacio_Topografo dijo...

Yo llevo asi desde Julio y trabajando sabados y domingos.
Y el cuerpo se acostumbra.

Ander Hilario Gómez dijo...

esto me recuerda al mundo de la auditoria y la consultoria tb. que meten más horas que el tato (y no remuneradas por cierto)