06 julio 2008

La Nación, orgullosa

El periódico La Nación ha sacado un decálogo de motivos para no estar orgullosos del orgullo gay. Se plantea como una lucha contra el día del orgullo gay en el título pero realmente es un decálogo de de las falacias homófobas más extendidas. A mí también me da rabia que haya una semana del orgullo gay y espero que haya un día en que no sea necesaria y que manifestar los gustos sexuales sea como manifestar gustos gastronómicos: puedes discrepar sobre si las lentejas son buenas o malas pero no sufres rechazo, ni agresiones, ni nada similar, por tu gusto sobre las mismas. Pero volvamos al decálogo y vayamos por puntos:
  1. No hay base biológica (para la homosexualidad): Ni para la religión, ni para las leyes, ni para la medicina, ni siquiera para tener un orden social establecido. El ser humano tiende, biológicamente hablando, a abusar del débil, a pasar del enfermo y a coger todo lo que considera que merece.
  2. Lo que existe es la complementariedad de los sexos: O lo que es lo mismo: a la felicidad por el amor y el matrimonio heterosexual. Y si uno no entra en este esquema pues resulta que es un infeliz, ya sea homosexual, soltero, divorciado o viudo. Por supuesto, el máximo nivel de complementariedad se alcanza al obtener la tan ansiada "parejita": un hijo y una hija, no necesariamente en este orden.
  3. La verdadera homosexualidad es excepcional: Al parecer hay una homosexualidad genética que afecta del uno al tres por cien de la población. Lo otro es una moda, un trastorno del comportamiento que puede ser corregido dado que es una falsa homosexualidad. Y estoy de acuerdo, cualquier comportamiento puede ser corregido con duchas frías, electricidad y palizas regulares. Que le pregunten a la Santa Inquisición si no, todo el que trincaban no solo era culpable sino que acababa confesando y abrazando con auténtica fe la purificación vía hoguera. Y si entonces podían curar a las brujas, a los poseidos y a otros agentes de Lucifer no veo porque ahora no podemos hacer lo mismo.
  4. No hay demanda: Según La Nación solo el 0,1% de las parejas en España son homosexuales y, por tanto, legislar a favor de las mismas va contra la democracia: Lo primero es que la democracia se distingue de la oligarquía en la protección a las minorías; de no ser así no habría reserva de plazas para minusválidos en las oposiciones, por ejemplo. Segundo que legislar a favor de un colectivo no implica necesariamente perjudicar a otro; el matrimonio homosexual no perjudica a las parejas heterosexuales pues no recorta ni elimina ningún derecho de los que éstas tenían. Y tercero, como hemos tenido menos de 600 mujeres muertas por violencia doméstica en los últimos diez años, menos del 0,003% del total de mujeres españolas, legislar para solucionar este problema debería ser, utilizando la lógica de La Nación: «injusto y poco democrático.»
  5. Es discriminatoria: Están en contra de las leyes y festejos progays a cargo del erario público porque implican, siempre según La Nación: «un desprecio manifiesto hacia el papel económico y social que presta la familia a la sociedad.» Que no sabía yo, oiga, que los gays no tenían un papel económico en la sociedad. Será que no gastan o que no pagan impuestos. Y en cuanto al papel social, si tenemos en cuenta la cantidad de familias peleadas que se pasan la vida colapsando el sistema judicial por un palmo de huerto, los familiares que van en tropel a ver al enfermo ingresado pero que luego se tiran un año sin llamarlo siquiera y la cantidad de gente a la que en casa, en su familia, no han sabido educar ni en lo más básico... bonito papel hacen algunas familias en la sociedad.
  6. Desnaturaliza el concepto de matrimonio: No entiendo donde está la inseguridad jurídica. Antes sí. Antes era el marido el que llevaba las cuentas de la mujer y, claro, un matrimonio entre mujeres hubiera adolecido de una cabeza que se hiciese responsable de la administración de los bienes. Pero esto lo cambiaron cuando Franco y no parece que haya esa inseguridad jurídica que dice La Nación. Y mira que ha llovido.
  7. Mina los cimientos de la civilización: Al parecer en ninguna cultura se ha dado el mismo valor al matrimonio que a la unión homosexual, ni siquiera en la antigua Grecia. Yo no se como era la antigua Grecia pero si se que no hace mucho el matrimonio consistía en pagar para deshacerse de la hija propia, casándola con el hijo de otro. Por otra parte todos sabemos que la civilización humana se cimienta en la guerra, de ella la conquista y de ella el mestizaje.
  8. Vulnera los derechos de los niños: Que son intocables y tienen derecho a tener un padre y una madre. Así que ya van los solteros, los divorciados y los viudos soltando los niños, que les están negando un progenitor al que tienen derecho. Claro que como el Estado tampoco puede garantizar este derecho a ver que hacemos con esos niños a los que les falta el padre, o la madre, o ambos. No entiendo por qué dice que el siguiente paso es la pederastía. No se si se refiere a que los homosexuales que viven con un hijo se vuelven pederastas o a que los niños crecen pederastas y en cualquier caso no le veo relación.
  9. Contraindicaciones médicas: Al parecer los homosexuales siguen viviendo bajo el yugo de las plagas enviadas por dios: SIDA, clamidia, sífilis, papiloma, herpes y cáncer anal entre otras. Lo que no entiendo es que pasa con esos heteros que contraen las mismas enfermedades. Será que se han cruzado con un falso homosexual al que le curaron la homosexualidad pero le dejaron las plagas.
  10. Contraindicaciones psicopatológicas: Los homosexuales son, al parecer, cinco veces más propensos a padecer: Depresión, ansiedad, desorden de pánico y tendencia al suicidio. Y vivir en una sociedad hostil que se burla de ti, que te pone pintadas en el coche, que no te da trabajo, que te mira con asco, que te agrede, que pretende quitarte los hijos o prohibirte tenerlos no tiene nada que ver.

3 comentarios:

Negro-progay dijo...

Lo has clavado, ninguno de los argumentos esgrimidos contra gays o sus matrimonios tienen basse sostenible.
La cuestión es joder por joder, más de un reprimido dentro del armario hay en el foro de la familia.

Meg dijo...

Vaya refutación más buena a cada punto, chico, me ha encantado.

Lo que no sé es porqué lees esos pseudoperiódicos tan moralistas.

Fets dijo...

estoy de acuerdo con meg. jeje
en mi opinión, la única pega que se les podría poner a los homosexuales es que, según la teoría de la evolución darwinista, no tienen función ninguna los comportamientos sexuales entre "animales" del mismo géreno en el sentido de que no se van a poder reproducir. Y digo animales porque considero a los humanos como animales, como evolución de los monos, de los cuales podemos aprender muchas cosas sobre nosotros mismos... De hecho, creo recordar que en algún documental sobre simios se observaba algún comportamiento homosexual, sin importancia alguna. Simplemente si te atrae una persona , pues te atrae, que para gustos los colores.