25 marzo 2007

Dias de cine

Ayer tocaba ponerse al día con la cultura que viene en fotogramas.

Primero al cine, al Rex, a ver 300. Menudo timo. Una cosa es que en Hollywood no queden musas para inspirar guiones, otra que se dediquen a convertir todos los libros, cortos y tebeos que pillan, y una tercera que se carguen lo más sencillo y masticado. El tebeo de 300 es directo, es simple, está bien hecho. La película, por algún oscuro motivo, incluye más historia que el tebeo. Una trama política con la reina que aburre y no aporta nada. Un elenco de monstruos sacados de algún videojuego que tampoco aportan nada. Y una historia padre-hijo que tan sólo sirve para quitarle interés a la historia de los guerreros espartanos recios, fuertes e insensibles. Y por debajo de todo esto varios alegatos a la libertad, lo mala que es la esclavitud y la necesidad de oponerse con una guerra a los tiranos. Al final se pierde toda la esencia de la obra original y la película se convierte en una sucesión de momentos aburridos y momentos absurdos.

Luego en casa, gracias a la magia del DVD y de los videoclubs, vi Casino Royale. La última película basada en un libro de James Bond. Esta nueva versión del amigo James nos presenta un agente secreto que acaba de obtener el doble cero y que se diferencia de sus predecesores es más ira que sofisticación. Se pierden los gestos más clásicos: el Aston Martin, el Martini, el Don Perignon del 46, etc. Supongo que la idea es actualizar el personaje a los tiempos modernos pero para mí, que no soy fan de la serie, fracasa. Éste James Bond es un chapucero que se dejar pillar unas seis o siete veces al cometer fallos garrafales. No parece tener el conocimiento ni las habilidades de sus predecesores y está más cerca de un matón que del agente que todo el mundo conoce. La película, además, pierde la esencia de la saga, el único gadget que sale es un teléfono móvil con GPS, no hay persecución motorizada, ni un plan malvado, ni chica Bond, ni siquiera ese humor británico que caracteriza a James. Nada de nada. Por no haber no hay ni mucha acción.

Luego la gente se pregunta por qué prefiero leer libros.

5 comentarios:

Sr_Skyzos dijo...

Al igual que Induráin, cuando cogió la primera bici, algún castañazo se pegó, este Bond es primerizo, pipiolo, un diamante en bruto. No tiene acceso a los gadgets todavía y está cogiendo bagaje que desembocan en los personajes de las películas anteriores. Es una precuela. Una revisión y reinvención del personaje.

Negro-Leónidas dijo...

Yo fui al preestreno de 300 y como no había leído el comic a mi me gustó. Hombre si le echas mano a la historia no fueron 300 sólo los del paso de las Termópilas (300 Espartanos, sus esclavos, y más gente,eran unos 5 o 6 mil en total) de todas formas eran muy poquitos. Una cosa lamentable es que alardeen de "libertad" en la película cuando en esa batalla cada uno de los 300 Espartanos llevaban 2 esclavos Ilotas cada uno...¡¡¡toma libertad!!!

Ignacio_Topografo dijo...

Pues no he podido ver ninguna de las dos peliculas.Ya te contare.
A ver si nos vemos para el bando.

Ander Hilario Gómez dijo...

uf!

Me habías asustado, pensaba que habias visto dias de cine... uf uf uf

el lunes ví 300 en una de esas pantallas giganes donde se ven las pelis en 3d y fue la leche nos saltaba hasta la sangre de la pantalla...

Muhahahahahaha

Anónimo dijo...

Siento responder tarde pero cosas de estar fuera de vacaciones.

A mi no me ha gustado ninguna de las 2. A mi lo que mas me gustaba de Bond son sus gadgets. Y en cuanto a 300 yo ya me conocía la historía real y ya sabía que no tenía que fijarme en eso, a pesar de los errores históricos esperaba ver una película mejor y la verdad que me ha defraudado no me ha gustado ni como película de acción. Por lo que yo tampoco recomiendo ninguna de las 2.

Hasta pronto.

JM