05 noviembre 2006

Cosas que llevo en la cartera

La cartera de bolsillo o billetera que utilizó pidió ayer la jubilación con efectos inmediatos. Me pregunto porque las cosas tienden a fallar en fin de semana, lo más cerca de la noche posible. Afortunadamente cuando la compré había dos iguales y compré ambas. De hecho las compré porque yo ya tenía un modelo así y me gusta. Una de las cosas que menos me gusta de la ropa es la falta de estandarización, y los complementos son lo peor. Cambias de billetera y lo tienes que cambiar todo de sitio, y vuelve a memorizar dónde llevas el carnet de conducir y donde la tarjeta de crédito.

Aprovechando el traslado de papeles he hecho limpieza y me he fijado en las cosas que llevo en la cartera, no son muchas pero algunas me parecen curiosas.
  • El DNI: Imprescindible para identificarse, no salga de casa sin él.
  • El carné de conducir: Si conduce por gusto o por trabajo debe llevarlo encima, yo lo llevo siempre y así no se me olvida.
  • El bonobús: Ironías de la vida. El bonobús codo con codo con el carnet de conducir. Simboliza el quiero y no puedo de ese joven, urbano y profesional (Young Urban Professional: yuppie).
  • El carné de la universidad: Ten cuidado con lo que deseas, te lo pueden conceder. Y en este país toda una generación de padres deseó que sus hijos se sacaran una carrera y tuviesen un buen trabajo. Solo ha podido ser uno de los dos en la gran mayoría de casos.
  • La tarjeta de la seguridad social: Asistencia médica garantizada en todo el territorio nacional. Le ahorrará preguntas y tiempo en caso de urgencia médica.
  • Carnés de donante: De sangre y de órganos. El último es para cuando la urgencia médica se ve interrumpida mortis causa. Con dos riñones, dos corneas, un par de pulmones, un hígado y un corazón puedes hacer feliz a mucha gente desde el más allá. Lástima que el resto de piezas no sean igual de reutilizables.
  • El carné de la biblioteca: Acceso a la cultura y al saber de toda la humanidad gracias al Estado. Cuidado: El conocimiento es poder y el poder corrompe (Dilbert dixit).
  • El carné del videoclub: Porque no sólo de letras vive el intelecto.
  • Monedas, billetes y la tarjeta de débito: Porque vivimos en una sociedad capitalista.
  • Tarjetas de visita del enlace sindical y de la abogada: Porque hay que probar el sistema antes de declararlo inútil y pegarle fuego.
He tirado algunos otros papeles que llevaba años, pero años largos, sin utilizar y que ocupaban espacio. Cuanto más llena la cartera menos tiempo aguanta.

5 comentarios:

Meg dijo...

Eres un poco caga-regalos, yo pensaba comprarte una cartera, al ver lo que te pasó el otro día, pero hijo, así no hay quién pueda sorprenderte.

Ander Hilario Gómez dijo...

Yo tengo la curiosa tendencia a llenar la cartera de cosas inservibles hasta que me doy cuenta de que no me cabe en el bolsillo y tengo que hacer limpieza... eso si, el proceso de limpieza muchas veces trae recuerdos de los últimos meses

Saludetes...

Anónimo dijo...

Yo soy como Ander, no hago mas que llenarlo, solo lo vacío y hago limpieza cuando me voy fuera.

En mi caso hay varias cosas que yo también llevo. Tarjeta con mi grupo sanguineo( Al lado del de la seguridad social) así ahorro trabajo a la ambulancia. Carnet de socio y calendario de la liga 2006-2007 del equipo de futbol que tantos disgustos me dá. Calendario de bolsillo del 2006( Pronto conseguiré uno del 2007).

Hasta pronto.

JM

Negro-engominado dijo...

Te falta el preservativo que todo varón por norma debe llevar en la cartera, sobre todo si no tienes pareja, por si una noche triunfas y tengas que estar buscando una maquinita de condones o una farmacia de guardia.

josuered dijo...

Es que para triunfar lo primero es querer saltar al ruedo y servidor no quiere.

Además de que servidor conoce las farmacias 24 horas. El preservativo en la cartera degenera en preservativos caducados y limita el triunfo a uno. Es mucho mejor elegir la caja a medias para evitar problemas (imagina que el otro es alérgico al látex o que no le gustan del mismo sabor que a ti).