10 noviembre 2005

Presi�n lectora

Estos �ltimos dias no se como lo hago pero me falta tiempo para leer. No me preocupar�a si no fuera porque el libro que tengo empezado, a medias mas bien, no es m�o.

Ya se que no corre prisa, que no hace falta devolverlo y que hay confianza para llamarme y pedirmelo si de verdad lo necesita su due�a. Pero de igual manera que a uno le da el instinto reproductor llegada cierta edad, y la cosa-pausia llegada otra edad a mi me da el ansia devoluctora cuando tengo algo que no es mio mucho tiempo. Todos los problemas mentales revientan las leyes de las termodin�mica al retroalimentarse sin control. El procrastinador cada vez deja las cosas para m�s tarde, el paranoico aumenta su sensaci�n de estar controlado y al claustrof�bico se le achican los espacios grandes. La ansiedad es igual, el solo hecho de verte ansioso genera ansiedad y dificulta aun m�s la recuperaci�n.

Bueno, me voy a leer a ver si as� se me pasa la ansiedad.

5 comentarios:

Meg dijo...

T� no tienes tiempo para leer y yo no tengo qu� leer ahora mismo. El tiempo, me sobra, unas dos horas al d�a las utilizo en leer, el tiempo que tardo en ir y volver a casa con el autob�s. La gente que habitualmente coge el autob�s a las horas a las que yo lo cojo me llama "la chica que lee".

Ignacio dijo...

Pues en Madrid por las ma�anas el metro es una biblioteca, ademas de tener ahora mismo 4 estaciones de metro donde hay un bibliometro, esta genial porque ves lo que la gente lee y las tendencias o los libros de moda y ninca te falta un titulo por comprar.

Urobora dijo...

Y yo necesito tiempo para pararme a elegir un buen libro �que no me gusa nada de lo que estoy leyendo ultimamente!, es siempre m�s de lo mismo.

Ray dijo...

�Qu� es un bibliometro?

Y ya que estamos: �qu� es un libro?

josuered dijo...

Pues yo no lo se pero un bibliometro debe de ser una lista con los m�s leidos, como la clasificaci�n de la liga pero en literatura.

Un libro es un conjunto de papeles del mismo tama�o que se colocan unos al lado de otros tocandose por su lado m�s superficial y envuelto en una capa de cart�n que puede ser m�s fina o m�s gruesa seg�n el editor (el que monta los libros). Sus vivos colores y sus llamativas letras los hacen ideales para decorar estanterias.