27 noviembre 2005

Sentimientos de bruja

Al final de la pel�cula "La historia intrminable II" a Bastian Baltasar Bux le queda un �nico deseo para salvar fantas�a, recuperar sus recuerdos poder volver a su mundo con su padre. Tras sopesar sus opciones y mirar a los ojos a la malvada bruja de su boca surgen las siguientes palabras:
"Deseo... deseo... deseo que tengas coraz�n."
La bruja, tras recibir un coraz�n acompa�ado de sentimientos y un sentido sensibilizado de moral padece la tortura del remordimiento y de la empat�a con el dolor causado por sus malas acciones y por las consecuencias que conllevan sus diab�licos planes y, tras experimentar todos esos sentimientos se torna buena y deshace el mal hecho con un claro prop�sito de enmienda.

Ahora mismo me siento como la malvada bruja justo despu�s de oir el deseo y antes de volverse al lado de la luz. Me siento como si hubiera causado todo el da�o del mundo y de repente alguien me diera un nuevo baremo moral que me hiciera darme cuenta.

Y todo por romper una promesa que me hice a mi mismo hace a�os.

4 comentarios:

Meg dijo...

�Tienes remordimientos por haber roto una autopromesa? Yo creo que son las �nicas promesas que merece la pena romper, porque las circunstancias cambian con el paso del tiempo y no somos los mismos que hace a�os.

De todas maneras, las promesas, a veces, quedan desnaturalizadas por las circunstancias que rodean a las personas que la hiceron y dejan de tener sentido.

Te recomiendo una canci�n: "Promesas que no valen nada", de Los Piratas (lo puedes encontrar en su �ltimo disco "Fin de la 2� parte").

Ignacio dijo...

Espero que sea una tonteria la promesa, vamos que seguro que para ti es algo espantoso , para mi seguro que es una chorada, todo depende del punto de vista.
Por cierto comenta algo en el blog que minieinifini se ha cabreado.
Todo por un mal entendido.

minifiniwini dijo...

yo no me he cabreado.
Hay que ver no se puede decir nada.
Os he llamado eso en sentido cari�oso.

Ignacio dijo...

Yo creeo que lo que pasa es que lees un comentario , y como no se puede escuchar , la entonacion de la persona , da lugar a malos entendidos o malas interpretaciones.