09 abril 2006

House

Si hay una serie que ha causado impresión esta temporada televisiva es House. Se emite por Canal Cuatro y la semana pasada concluyó la primera temporada. La serie narra la vida del doctor Gregory House y sus colegas. Es una serie de médicos de alto nivel, el doctor House dirige la unidad de diagnóstico del hospital y a sus manos llegan casos que nadie puede diagnosticar. Junto a su equipo trata de averiguar lo que le pasa a pacientes que, al no tener un diagnóstico, suelen llegar en un estado muy grave. He dicho que era una serie de médicos de alto nivel, como les llegan los casos más complicados las enfermedades que barajan son desconocidas para el público medio, aunque tras casi treinta episodios parece un conjunto reducido y repetido. Y las pruebas para el diagnóstico son las más caras y avanzadas, tomografías, cromografías, análisis complejos, y maquinaria realmente cara. Baste decir que en un episodio se refieren a una radiografía como: "una técnica del siglo pasado que ya no se utiliza".

Lo que ha enganchado a la serie, por supuesto, no es el despliegue médico si no sus personajes y principalmente el doctor House. Greg House es sincero hasta lo desagradable, es descortés y cínico, se comporta como si fuera un genio y se apoya en el hecho de que siempre tiene razón. Tiene que soportar una cojera que le hace llevar bastón y sufrir un dolor constante fruto de un mal diagnóstico y eso lo hace ser incluso irritante.

Pero no todo van a ser buenas noticias, en algún lugar del manual del contador de historias pone que el mal no puede triunfar y Gregory House traspasa la línea del bien y del mal cada vez que le apetece. Registros ilegales en casas ajenas, malas prácticas con los pacientes, velados insultos a los colegas y pacientes, desprecio por la intimidad ajena y por toda práctica ética. Cualquiera diría que es mala persona. Así que los guionistas, tras consultar el manual, han decido hacer lo más razonable: dar un motivo al comportamiento de House. Además han ido hilando lo menos razonable: cambiar al mal doctor. Lo primero es interesante porque te ayuda a profundizar en los personajes, conoces sus problemas personales y las tribulaciones pasadas que los han llevado a ser como son. Lo segundo no me gusta nada, cuando un personaje como House empieza a intentar mostrar sentimientos por exigencias del guión queda forzado y pierde gran parte del encanto. Y es un buen motivo para que la serie no me guste tanto como al principio.

Desgraciadamente hay otro motivo. No se como llamarlo, ni si consta en el citado manual, yo lo llamaría el Síndrome de Primero de Carrera. Ocurre cuando un profesional que a lo largo de una historia ha demostrado grandes conocimientos en su campo de repente olvida las cosas elementales, las de primero de carrera. No sería razonable que el ingeniero jefe del Enterprise olvidase el principio de conservación de la energía. No sería razonable que MacGyver olvidase la formula de la velocidad. Y no ha sido nada razonable que un miembro del equipo del doctor House haya cometido el error que ha cometido hoy y se haya expuesto voluntariamente a una enfermedad mortal. Ha sido prácticamente como lamer una de esas láminas que se ponen bajo el microscopio. La serie ha perdido todo el encanto médico.

Así que perdidos el encanto médico y gran parte del encanto personal del doctor House no se si merece la pena seguir viéndola. Lástima, para una serie que me gustaba.

4 comentarios:

Ignacio dijo...

Pues la segunda temporada (canal Fox,mejora mucho el humor del doctor House,parece mas humano.

Ignacio dijo...

Y no os cuento con quien se lia(solo una noche),la doctora Cameron.

Ignacio dijo...

Espero no haber destripado la serie,es una pregunta para que penseis.

Eol dijo...

No estoy totalmente de acuerdo contigo por varias razones. No creo que el cambio de personalidad del Doctor se vea forzado. Creo que al contrario es necesario. Esta claro que el centro de la serie es el doctor House de ahí el nombre de la misma pero si permaneciera impavido ante lo que le acontece alrededor sería inverosímil. Una persona no puede permanecer estática ante los arremetiemientos de una "zagala" como Cameron. Seria increible y si has visto la temporada completa verás que el ha ofrecido una resistencia al hecho muy creible (por poner un ejemplo de algo de lo que tu hablas). Por otra parte es cierto lo que comentas del sindrome de Primero de carrera pero es muy dificil que unos guionistas mantegan el mismo nivel siempre (que sería de los guionistas de cine sino??). En fin un abrazo y mi enhorabuena por tu pagina.