21 abril 2006

Los pilares de la tierra

Me han dicho en varias ocasiones que aquel que no ha leído «Los pilares de la tierra» no ha leído nada. Es una afirmación de revista de tendencias, yo podría decir que aquel que no conoce la obra de Michael Moorcock no sabe nada sobre literatura fantástica y no es necesariamente cierto.

También me han dicho que esta novela escrita por Ken Follet trataba sobre la construcción de una catedral. A mí la arquitectura nunca me ha interesado, demasiado arte en una obra que solo miro con interés de ingeniero. La idea de un libro que me contara las vicisitudes y problemas que tenían en la edad media para construir una catedral no me atraía en absoluto. Sin embargo «Los pilares de la tierra» versa sobre la sociedad inglesa de la edad media. Nos habla de la vida de sus habitantes, desde los nobles y señores feudales hasta los humildes campesinos y los mismos proscritos. Veremos todo eso a través de los ojos de una veintena de personajes cuyas vidas se ven entrelazadas en una maraña de pactos y hostilidades, traiciones, amores, calamidades e intereses. Conoceremos de primera mano la vida en la corte, en los monasterios, en el campo y en la misma batalla y asistiremos a un retrato de aquella época que por momentos parece obtenido de primera mano. Y sí, hay una catedral, de igual manera que en «El señor de los anillos» hay unos elfos, y nadie dirá que la obra de Tolkien gira en torno a los elfos.

«Los pilares de la tierra», como ya he dicho, tiene una veintena de personajes principales a cada cual más interesante. Es difícil no sentirse identificado con uno y con cualidades de otros tantos. Es un libro que presenta una evolución de estos personajes, una cuidada trama que, como dice la contraportada, se inicia con el ahorcamiento público de un inocente y culmina con la humillación de un rey. Tiene, debo advertir, momentos muy tristes y confieso que hacía mucho que un libro no me hacía coger tanto cariño a alguno de los personajes, hasta el punto de que una parte de mi cerebro no quería seguir leyendo para no caer en alguna desgracia. Pero el hecho de que me haya pasado antes convierte en mito esa pretensión que tienen algunos de libro que debe ser leído a toda costa.

En conclusión, una trama elaborada pero no compleja, unos personajes de los que puede uno encariñarse y un relato que parece transportarte a aquella época. Muy recomendable. El libro es un préstamo personal, otro pedazo de cultura que leo gratis.

3 comentarios:

Ander Hilario Gómez dijo...

Otra de las cosas que me llamo la atención del libro fue la forma de estructurar cada capitulo...

si te gusto los pilares te recomiendo una fortuna peligrosa
novela de follet muy cercana a lo pilares os dejo el link de la casa del libro con precio, opiniones...

Un abrazo!!

http://www.casadellibro.com/fichas/fichabiblio/0,1094,2900000970348,00.html?codigo=2900000970348&titulo=UNA+FORTUNA+PELIGROSA

Anónimo dijo...

Yo lo leí de prestado por un amigo de mi hermana y bajo recomendación de unos conocidos.

La verdad que está bastante bien y está considerado uno de los mejores libros que hay.

Por mi parte yo también lo recomiendo.

Hasta pronto.

JM

Mario-san dijo...

A mi me ha gustado bastante, pero he de confesar que habia veces que estaba hasta los cojones de desgracias, por que mira que Follett las encadena una detrás de otra.
Aparte, el final de muchos de los personajes está cantado desde muchísimo antes de llegar a un cuarto del libro.