06 octubre 2005

El reparto del pais

Los estados democr�ticos suelen funcionar con una premisa: ayudar econ�micamente al pobre para que tenga acceso a las mismas oportunidades que el rico. As� funcionan por ejemplo las becas de estudio y otras ayudas.

Parece razonable que todos tengan acceso a los mismos servicios sin importar el dinero que tienen, cultura, sanidad, asistencia jur�dica... son derechos que el ciudadano debe tener sin importar su clase social y as� se cumple a veces. Cuando uno va a la seguridad social no se le atiende seg�n su renta, se establece una igualdad total sin importar el sueldo de cada uno y ricos y pobres son iguales.

Cuando se solicitan ayudas y becas la cosa se tuerce, se colocan en manos de los menos acaudalados y se discrimina a los m�s. Estamos acostumbrados a pensar que los ricos pueden pagarse los estudios, pero de igual manera pueden pagarse el m�dico, los abogados o la pensi�n de jubilaci�n. Se establece una discriminaci�n a favor del pobre que a mi modo de ver no es justa y que se torna peor cuando te fijas que al final son los ricos los que a base de falsear la documentaci�n acceden a esas becas. Si las becas por estudio fueran iguales para todos no existir�an estos problemas.

Pero existe una tercera manera de expresar este tipo de reparto de bienes. Las pensiones se otorgan en funci�n de lo que uno ha pagado a lo largo de su vida y se entiende que el rico al haber ganado m�s ha podido pagar m�s impuestos y por tanto recibe una mayor pensi�n. No es una idea nada absurda, dar m�s al m�s ha contribuido, pero si se aplicara en todos los �mbitos entonces los ricos tendr�an m�s ayudas, mejores servicios y en general se ampliar�a la brecha.

El primer tipo es un sistema comunista, se le da al estado para que lo reparta a partes iguales entre sus socios iguales. A la larga al ser todos iguales se contribuye igual y el reparto se torna equitativo.

El tercero es un sistema capitalista, el socio que m�s invierte es el m�s obtiene, seg�n la maquinaria genera dinero se amplia el abismo entre pobres y ricos. De hecho las pensiones pobres son muy pobres comparadas con las pensiones ricas.

El segundo sistema no se como clasificarlo, es un sistema compensatorio que no puedo decir que no me guste pero que hace realmente dif�cil los mecanismos de control y que se vuelve frustrante a la postre para los ciudadanos honrados. Se parece bastante a algunas familias donde todos los caprichos se le dan al nieto d�scolo y los trabajos al nieto bueno.

1 comentario:

Crisis dijo...

Deprimente...