04 febrero 2006

Cosas de la empresa

Aunque para andar criticando al jefe ya hay un blog espec�fico yo prefiero tratar mis temas en mi blog. C�mo adem�s no nombro a la empresa si arremeto contra personas particulares creo que no ofendo ni hago da�o a nadie y eso es lo que cuenta, poder hacer un relato fiel a la realidad pero sin hacer sangre.

Hace unas dos semanas tuve un problema con la empresa. Como trabajo para una empresa de entidad nacional el problema para m� es con un ente inexistente, con la burocracia y la jerarqu�a que rigen una empresa as� y nunca con mis compa�eros o con mis jefes directos. Al comentarles a mis jefes el problema que ten�a por si pod�an orientarme sobre los pasos a dar, contrariamente a lo que yo cre�a que pasar�a, hubieron risitas, alguna burla y una idea de "no te lo vamos a conceder". No me lo van a conceder, como si dependiera de ellos, como si las ordenes no vinieran de muy, muy arriba, como si de verdad ellos hubieran tenido capacidad alguna vez para dar o quitar. Pobres. No me tom� las risas m�s enserio que los chistes cuando pierde el Bar�a pero me sorprende que una persona sin capacidad se las atribuya como cuando los espa�oles "ganamos" los partidos de clasifiaci�n para una competici�n.

El jueves las tornas cambiaban y era mi jefe el que parec�a requerir algo de m�. La propuesta era descabellada por donde se mirase, dedicar la ma�ana de mi d�a libre a recorrer media Murcia capital realizando fotos a ciertos edificios en construcci�n. Una extensi�n de terreno que incluye dos pedan�as, barrios de la periferia murciana y al menos un centenar de puntos conflictivos. No hay que ser reportero gr�fico para comprobar que eso no se hace en "media horita". Tras una razonable negativa y una contraoferta que inclu�a el pago de un par de horas por un trabajo que yo calculo que necesita seis el jefe me muestra su malestar y me advierte de que toma nota de que no le quiero hacer este "favor personal" para cuando yo le pida una cosa.

Para empezar yo no le he pedido nada a nadie de la empresa que no sea estrictamente m�o o necesario para desarrollar mi trabajo en mucho tiempo. Los pocos favores que he pedido los he devuelto siempre perdiendo y con gusto, si el favor lo pido yo es l�gico que luego tenga que ceder un poco en la devoluci�n. Y para terminar el favor no es personal, es un trabajo para la empresa, para esa entidad con la que tengo un problema, que requiere de mi tiempo libre, de mi c�mara de fotos, de trabajar gratis en una categor�a profesional no reconocida y que desde luego no va a ser gratificado ni reconocido en forma alguna. Ni tan siquiera una palmadita en la espalda y un "gracias pringao". Y con estas condiciones no pienso hacer las fotos, como se puede apreciar, si quieren fotos que llamen al fotografo del BOE, que tiene mucho tiempo libre.

4 comentarios:

Ignacio dijo...

Pero es muy comun y en la obra ni te cuento,lo de hacer un favor tu das la mano y te cojen todo el brazo,osea que di NO.

minifiniwinnie dijo...

Muy bien hecho.Ole t�.
A m� me pas� lo mismo cuando intent� dejar mi trabajo. Yo me pod�a haber ido mucho antes de la empresa pero por no hacerle un feo a mi jefa, que estaba de vacaciones, me esper� a que ella volviera.
Cuando volvi� de vacaciones, se lo dije. Le d� 15 d�as, lo que le corresponde. Entonces yo le ped� un favor y aprovechandose de ello, ella me pidi� otro. Como ella me concedi� lo que yo ped� pues le dije que s�. Pas� un d�a y me pide otro favor (ya son dos) y yo dije que s�. Cuando voy a trabajar al d�a siguiente me dice que el gerente no quer�a hacerme el favor y entonces yo, muy pero que muy cabreada, le dije que lo que ella me hab�a pedido ya no lo hac�a.
Entonces ella empez� a decirme que no cre�a que yo era as�, que el favor yo se lo hac�a a mis compa�eros y a ella. Que no cre�a que yo iba a reaccionar as�

saban dijo...

Creo que son pocos sitios en los que el primer favor no crea precedente, obligandote a un segundo,tercero, etc...

Y lo peor de todo es que en esta empresa es,de los sitios que he conocido, donde m�s en cuenta se tienen los favores. Eso no justifica nada, lo s�, pero a veces asusta enterarte de situaciones llevadas al l�mite; no lo escandaloso del abuso, sino por temor a convertirse uno mismo en su v�ctima.
�Ser� problema de que hay mucho aprovechado o de que hay mucho cobarde? Yo personalmente me apunto a m� mismo a lo segundo. �Y vosotros?

josuered dijo...

La verdad es que la proporci�n de cobardes es elevada, pero tengo que admitir que yo no ser�a tan "valiente" si tuviera cargas econ�micas que me hicieran necesitar el sueldo mes a mes.

Lo que pasa que soy joven y tengo un c�modo sill�n econ�mico que me permite poner al jefe a raya de vez en cuando.