19 mayo 2006

A pagar entre todos

Lo leo y no doy crédito: El Gobierno anuncia ayudas de dos millones de euros para las asociaciones que apoyen a los afectados por fraude filatélico. Sigo leyendo:
«ayudas de 2 millones de euros a las asociaciones de consumidores para que informen y presten asistencia jurídica gratuita a afectados por la presunta estafa de Afinsa y Fórum Filatélico.»
Y ahora yo me pregunto si es justo que ellos tengan asistencia jurídica gratuita y yo no. Me pregunto si es justo que ese dinero de las arcas del estado vayan a parar a manos de asociaciones privadas. Y me pregunto si todo esto no es el preludio del pago por parte del Estado de lo que falte en la estafa.

Y se que soy cruel y despiadado por no ponerme en el lugar de esa pobre gente que no se preguntó jamás como los sellos daban tres veces más beneficio que las inversiones de riesgo de los bancos. Pero si el estado quiere ayudarles que les agilice los trámites (lo han hecho) y unifique criterios y demandas. Por mí les pueden poner un tribunal a su disposición, pero no veo lógico andar repartiendo dinero entre las víctimas. ¿Se les van a pedir los beneficios a todos los que lleven años en la zona alta e intermedia de la pirámide? ¿O todos los que hayan salido ganando no van a ser tratados en el proceso? Dejo de preguntarlo, esto ni es justo, ni es equitativo ni es, como dicen los políticos, constitucional (por aquello del todos iguales, etc...).

2 comentarios:

Ignacio dijo...

Y los que trabajaban en las empresas que?

Ander Hilario Gómez dijo...

significa esto que cuando el sistema de pensiones estatal quiebre nos darán a todos asistencia legal gratuita??

Es decir, la única diferencia (por simplificar el asunto) entre el timo de las estampitas y nuestro sistema de pensiones se sustenta sobre medidas de presión fiscal fundamentalmente ya que ambos se basan el sistema pirámidal más timpotero e insostenible.

... nos darán asistencia legalcuando pete el sistema???

No os preocupéis que en unos añitos nos enteraremos... de hecho quizá no dentro de tantos como unos se piensan.

Un abrazo,