23 septiembre 2005

El cenicero

09:00 - Alguien ha puesto un cenicero encima de mi mesa, de la mesa del jefe de todo el �rea �qui�n habr� sido?. El que haya sido obstruye mi acceso al teclado del ordenador y as� no voy a poder trabajar, deber�a quitarlo. Quiz� sea un regalo y alguien se ofenda si lo retiro, o lo mismo lo han puesto por una necesidad para quitarlo en un momento. Voy a ver si me entero de qui�n ha sido.

09:30 - Le he preguntado a mas de veinte personas y nadie sabe nada del cenicero, es raro. Sigo sin tener acceso al teclado del ordenador, podr�a probar a trabajar as� pero seguro que parezco est�pido, tengo que encontrar una salida. Voy a hacer las cosas que pueda sin el ordenador y dejar� que mi subconsciente resuelva el dilema.

09:40 - �C�mo era aquello de aquel curso? Separar lo importante de lo urgente. A ver si acuerdo, primero lo importante urgente, luego lo importante, luego lo urgente y luego lo que no es ni urgente ni importante. La verdad es que se pasa la ma�ana y no he quitado el cenicero creo que lo puedo catalogar de urgente. Urgente est� por debajo de importante as� pues mejor me concentro en hacer lo importante y despu�s ya me ocupare de ese cenicero.

09:45 - Menuda suerte, todas las cosas importantes requieren de acceso al ordenador y el cenicero no me deja �d�nde nos deja esto? Piensa, piensa. �Ah! Quitar el cenicero ahora es importante urgente y debe ser mi primera prioridad. Esto avanza a pasos de gigante, la soluci�n se huele como el pan reci�n hecho.

09:50 - Esta es una tarea que no requiere de todo un se�or jefe de �rea, soy m�s productivo en otra cosa y el curso me dej� bien claro que tengo que aprender a delegar. Este es uno de los casos que puedo delegar, a ver a qui�n.

10:10 - No se, es algo f�cil pero con la responsabilidad de una tarea importante urgente, John es voluntarioso pero demasiado nuevo, no lo veo capaz de soportar tanta presi�n. Mary ser�a buena candidata pero ha salido de una baja hace poco y no quiero presionarla, provocar una reca�da no es bueno para el �rea. Con Robert no hablo, ese cabeza cuadrada jam�s entender�a la importancia. Y Rose me va a sacar el manual del trabajador y me va a pedir que le busque el p�rrafo donde pone que su obligaci�n es retirar ceniceros de la mesa del jefe, mejor no. El sinverg�enza de Max me dir� que s� pero luego se har� el loco y el cenicero se quedar� toda la ma�ana en mi mesa, eso no puede pasar. Anthony es mi hombre, o lo ser�a no hubiera salido a hacer la ruta, ese chico nunca est� cuando lo necesito. Bueno, me queda Alfred, sincero, en�rgico y disciplinado, le dar� un voto de confianza.

10:35 - Alfred �podr�as retirar el cenicero que hay encima de mi mesa?
- Claro, ahora mismo.

10:36 - No ha sido tan dif�cil, aplicando mis conocimientos de gesti�n de equipos y de organizaci�n he obtenido el resultado esperado, he involucrado al personal en el problema y ya puedo trabajar
- Oye jefe, �d�nde coloco el cenicero?

10:37 - Maldita sea, otro problema, y este m�s dif�cil.
- Espera un momento Alfred que voy a mandar un mail a la central para ver si lo han enviado ellos. Suj�talo ah� mientras aprovecho que esta el teclado libre para escribir.

...

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno!

Negro-antihumos dijo...

Hay que ver si te calientas el almendro para eso, no s� que har�as ante una integral triple. Yo hubiera tirado el cenicero por la ventana.

Skr - Brigada de infanter�a 702 dijo...

Como testigo de las situaciones que creo que han inspirado este relato, debo decir que no est� tan alejado de la realidad. Desconozco si realmente ha pasado exactamente as� alguna vez. Pero no lo creer�a extra�

FeR dijo...

Buena manera de ver la rutina de la oficina, quiz�s no tan alejado de la realidad como muchos piensan ... desgraciadamente!

Ciertas cosas me recordaron un poco a la �poca de CEJE ... politica de empresa 100%!!

Un abrazo grande desde tokyo josu�!!

FeR

Meg dijo...

�Y no pensaste en retirar tu mismo el cenicero ante el impedimento de no poder trabajar con el teclado? �Con moverlo unos cent�metros no ten�as suficiente? �Eres tan escrupuloso para todo?
De verdad, como dice Negro-antihumos, mira que calentarte la cabeza por algo as�...

josuered dijo...

Desde luego hay que ver como sois Meg y el Negro. �C�mo podeis pensar que el del cenicero soy yo? Mecachis en las conchitas que tiene la mar salada. Si, para empezar, yo jam�s he tenido empleados en los que delegar. Y despues que donde yo trabajo no se fuma y por tanto no hay ceniceros.

Menuda imagen me estoy creando...

Meg dijo...

Si es que esto te pasa porque como eres tan ver�dico en tus relatos, pues ya nos hab�amos pensado que, efectivamente, te hab�a pasado. Es verdad, que en la Oficina amarilla no se puede fumar, mi hermana se sale a la puerta...

(Lo de tecachis en las conchitas que tiene la mar salada es sublime...)

Negro-simpsons dijo...

Es de Ned Flanders

Anónimo dijo...

Nooo,era de E. Daniela Gutierrez Iyarramendi, mi abuela.