28 enero 2006

El caj�n desastre

Tengo un caj�n desastre que tecnicamente es el caj�n de cosas sin valor que atesoro. Si lo tirase todo a la basura estoy seguro de que tan solo echar�a de menos un par de cosas o tres, el resto me dar�a igual al d�a siguiente. Y sin embargo no puedo tirar esos peque�os objetos y no es por motivos sentimentales es, simplemente, que me da malas sensaciones hacerlo.

Es curioso que alguien tan poco dado a gastar como yo y que tanto le cuesta tener relaciones con humanos otorgue tan escaso inter�s por las posesiones materiales. No le he puesto nombre a ning�n objeto desde que de ni�o otorgu� a mi osito de peluche el mismo nombre que una mascota de juegos ol�mpicos. A ver qui�n lo adivina.

Creo que valoro las cosas en la medida en que son �tiles, me gusta de mi m�vil lo que puede hacer pero el d�a que deje de funcionar comprar� otro que haga su papel. Igual con mi ordenador y el resto de mis posesiones. Mi sueter preferido no creo que pase de este invierno y ser� una l�stima porque me gusta pero ya me comprar� otro. Y si hablamos de cosas que se pueden volver a comprar id�nticas como un libro o una mesa entonces ni aprecio ni cari�o alguno, meros objetos.

As� que creo que de alguna forma esos otros objetos que me resisto a tirar pero que llevo meses sin ver y a�os sin usar son como un simulacro de apego a las posesiones terrenales. Soy un bicho raro. Y necesito ese caj�n para mi ropa as� que tendr� que decidir tarde o temprano si la l�gica se impone al amago de capitalismo dom�stico.

4 comentarios:

Meg dijo...

Seguro que en el cortingl�s encuentras un su�ter muy parecido a ese tuyo que tanto te gusta (y que creo que s� cu�l es) en la secci�n de dicha marca.

josuered dijo...

Pues yo no sab�a que el sueter tuviera marca porque es del mercado de los jueves pero tampoco creo que sea tan dificil encontrar un sueter de ochos que me est� grande. Eso s�, al Corte Ingl�s y similares no pienso ir a comprarlo. Lo quiero barato, barato,

Meg dijo...

Pues me he equivocado de sueter.

Urobora dijo...

Me da la sensaci�n de que vas a tener que plantearte muy seriamente si realmente eres tan raro como piensas. Si te da una mala sensaci�n el hecho de pensar en deshacerte de esas cosas, va a resultar que tienes un "algo" de normalidad que te ronda.