19 marzo 2006

Botellones y botelleos

Para empezar una aclaración al margen de la RAE:
  • Botellón: este término debe tener una acuñación madrileña dado que es la que se ha propagado desde los medios. Se dice prácticamente en toda España y para mi gusto esta mal creada. Un botellón es una botella grande.
  • Botelleo: este término lo he oído y utilizado únicamente en Murcia, como no salimos en los medios no se ha propagado y fuera de la región suena raro pero para mi gusto esta mejor construido. Un botelleo es algo relativo a las botellas o una reunión de las mismas. En este artículo utilizaré botelleo pero que conste que estamos hablando de la misma cosa.
El botelleo esta en boca de todo el mundo gracias a unas convocatorias en plan Record Guiness que han asaltado las capitales de provincia de toda la piel de toro. Enseguida las fuerzas del orden público han puesto orden dado que en muchas de estas ciudades está prohibido tomar alcohol en la calle, excepto en las fiestas locales y en las terrazas que paguen impuestos, claro.
El problema de los botelleos no es que se consuma alcohol en la calle, es que el alto número de vándalos que lo práctica lo llena todo de basura, orina en todas las calles y arma ruido como para no dejar dormir a nadie. Y hemos acabado pagando las personas civilizadas también, como siempre. Sin embargo siguen siendo muchos los que desafían las leyes para realizar esta práctica ¿por qué?. El botelleo tiene un buen puñado de ventajas:
  • Es mucho más barato: Yo diría que una cuarta parte del precio de la consumición en un bar, y eso en Murcia que para esto no es precisamente cara.
  • Sabes lo que bebes: Porque una cosa es que los canelones del comedor de la universidad no tengan el mismo sabor que los de mamá y otra que un Cutty Shark con Coca-Cola no tenga el mismo sabor en un bar que si lo preparas tú.
  • Es al aire libre: y se respira mejor, por mucho que se fume el aire no se satura y la gente no se acaba el oxígeno.
  • La música no revienta los tímpanos: Y puedes mantener una conversación normal con el resto de la gente.
  • Es como una fiesta privada: Normalmente no te molesta el resto del personal, no tienes que abrirte paso con los codos hasta la barra o la pared y no tienes el problema de que te aborden extraños.
Sin embargo como todo lo que hace la juventud es malo por definición muchos poderes políticos han optado por prohibirlo, ayudados por ese grupo de vándalos antes mencionados. Los menos han optado por habilitar áreas para botelleos lejos de los vecinos y controladas.Es una solución que me encanta, tener a la gente controlada en una zona acotada, con supervisión policial y lejos de los que necesitan el reparador descanso del sueño. Pocos se han atrevido a hacerlo.

Estoy, como se notará, a favor del botelleo y del consumo de alcohol en la calle. Estoy en contra de molestar a los demás y de dejarlo todo hecho un asco, de tirar las botellas al aire para que los patios de los colegios se llenen de cristales (ésto lo he sufrido) y de convertir las calles de la ciudad en reflejos de la edad media con ese fétido olor a orina. Estoy en contra de la doble moral que impide tomar alcohol en la calle el sábado 15 de abril (Sábado Santo) pero lo permite el martes 18 de abril (Bando de la Huerta, gran fiesta del alcohol por excelencia en Murcia ciudad). Estoy a favor de un área habilitada para el botelleo, menos molestias para todos y mas seguridad para todos también.

Claro que los sueños, sueños son.

3 comentarios:

Skr on-the-rocks dijo...

Que yo haya oído, hay un palabro más para el mismo concepto, la "botellona", venida si no me equivoco de la parte sur de España, sobre todo Andalucía. En Lorca también está la "cuerva" (creo que es así), pero no es exactamente un botellón, pues una cuerva siempre es en la orilla de la playa y la bebida está compuesta de alcohol con trozos de fruta dentro. Según tengo entendido, es muy normal y está muy generalizado incluso por adultos desde hace años en la zona de Lorca-Águilas. Vamos, como lo de la mesa plegable,sombrilla,After-sun y tortilla de patatas los domingos en el Mar Menor.

Por lo de las zonas habilitadas, creo que tiene algunos inconvenientes, como el centrar en una zona alejada una congregación masiva de individuos borrachos, que implica por lo pronto un montón de conductores que seguro que superan, y con sobresaliente, la puntuación del alcoholímetro. Pero lo importante no es eso, sino buscar una solución, y como principio es una idea muy útil. Lo malo es que vale más como argumento político-arrojadizo que como argumento político-social, así que otro problema más que se tardará años en siquiera afrontar con interés de llegar a una solución.

FeR dijo...

No podría estar más de acuerdo contigo josue. Esto creo que es lo que pasa cuando se cruza de la libertad, al libertinaje. Que penita.

un abrazo grande desde japon,

FeR

Anónimo dijo...

JM

Haber si te consigo postear algo en tu blog.

En sanse al botellón le llamamos ir de litronas o de litros. Ya que al fin y al cabo cada uno se bebe litros.

Por lo demás estoy de acuerdo con tus comentarios.

Recuerdos.